El Project Finance o Financiación Estructurada es una herramienta de financiación ajena de capital externo de la empresa, un modelo de financiación apalancada con recursos limitados. Basicamente, se trata de generar flujos de caja mediante la explotación del proyecto para el repago de la deuda en vez de una financiación tradicional en la que lo más importe es el valor de los activos que sirven como garantía.

 

Aunque tradicionalmente se utiliza para grandes proyectos de inversión, especialmente en el área de la gestión pública como en plantas solares, infraestructuras, hospitales, aeropuertos, etc…, la tendencia está cambiando y se empieza a utilizar en áreas más pequeñas como herramienta de innovación ante recursos limitados financieros tradicionales.

 

De esta forma, se crean inercias y oportunidades donde anteriormente solía haber dificultades financieras, grandes apalancamientos, garantías colaterales e intereses elevados que hacen de los proyectos difíciles de rentabilizar o incluso de llevar a cabo.

 

La financiación, cuando se emplea Project Finance, no depende tanto el valor de los activos que los promotores puedan poner como garantía del proyecto, sino más bien de la capacidad del proyecto para generar recursos propios mediante su explotación comercial o su revalorización en el mercado y futura venta para el pago de la deuda y la remuneración del capital invertido.

 

Entre los rasgos distintivos podemos destacar entre los más importes, los siguiente, aunque si bien depende de la naturaleza del proyecto y de las necesidades de sus promotores:

 

  • Se financia a través de una sociedad independiente, llamada Sociedad Vehículo del Proyecto (SPV), creada al efecto.
  • La generación de flujos de caja o la revaloración del bien deben ser predecibles en el tiempo, con un alto grado de certidumbre para que se garantice la viabilidad del proyecto.
  • La financiación sale del balance de los promotores de la inversión, mediante la creación de la SPV, disminuyendo el apalancamiento de los socios.
  • Se le asignan riesgos y cuotas de participación en el beneficio en función de la aportación de lo socios, sin limitación a propiedades, capital, conocimiento, infraestructura para llevar a cabo el proyecto, know-how, etc…Se busca un equilibrio entre la financiación, el coste, el riesgo y la gestión.

 

Ejemplos del Project Finance lo podemos encontrar en números casos, si bien un buen ejemplo es la entidad financiera BBVA. La compañía es coordinadora del Project Finance con Renovalia para financiar un proyecto de energía renovable en España. Sin embargo, este tipo de proyectos se están extendiendo a otras áreas como la inmobiliaria o el sector hotelero, donde se combinan indistintamente la aportación de bienes como aportaciones en cash o know-how.

TAGS: FINANZAS

20/11/2019

Prisse Urban s.l.

×

Powered by WhatsApp Chat

×